Nitrógeno en los neumáticos, una opción para los conductores.

Mantener un vehículo en óptimas condiciones es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta para la vida útil del automotor y las llantas son el soporte del vehículo, por ello debemos cuidarlas y hacerles revisión de manera periódica, pero sobre todo mantenerles un adecuado uso. Grandes son las discusiones que se relacionan con la utilización del nitrógeno para el inflado de las llantas por ello, en esta ocasión nos referiremos a este tema.  

El tener las llantas en excelentes condiciones permite beneficiarse con un rendimiento superior del vehículo, ahorrar en combustible y pastillas de frenos entre otros, además, tener seguridad al momento de conducir.

Para algunos expertos inflar los neumáticos con nitrógeno hace que la vida útil de estas se prolongue. Los especialistas aducen que el aire común está compuesto por 74% de nitrógeno, 21% de Oxigeno y el resto con otro gases, incluido vapor de agua; el tener esta combinación genera desgaste en el polímero del neumático, pero el introducir sólo nitrógeno crea mayor estabilidad de la presión en los neumáticos, favoreciendo así la conducción y la economía del combustible.

El nitrógeno se ha caracterizado por ser de gran utilidad en la industria automotriz, primero enfocado en llantas industriales de vehículos como aviones y camiones, ahora en todo tipo de vehículos. Es clave saber que cuando se utiliza sólo nitrógeno en las llantas logramos reducir el calor y en consecuencia la resistencia de rodamiento, economizando combustible. Otro de los aspectos del nitrógeno es que evita riesgos de explosión en caso de un colapso ya que no es flamable, además por ser un compuesto frio logra evitar que la presión de la llanta se aumente.

De otro lado, los contras que podemos tener para utilizar nitrógeno en los neumáticos son: Su alto costo y que en caso de encontrarse en medio de una carretera con varada a bordo por falta de aire, siempre lo más cercano es encontrar sólo aire común para los neumáticos, “muy complejo encontrar nitrógeno”.

Así, en conclusión la utilización de nitrógeno en los neumáticos trae beneficios, pero al ser de difícil acceso en el mercado su consecución es complicada y por ende su uso. Es relevante en el ámbito de los neumáticos saber que debemos estar muy atentos a la vida útil de los mismos y hacer su mantenimiento respectivo o cambios cuando así lo requieran. Todo para velar por la seguridad del conductor y de sus acompañantes.